domingo, 12 de abril de 2015

COMELOBOS, 5º en el Rogaine de San Leonardo

La 1ª prueba puntuable para la Liga Española de Rogaine a pie acogió el pasado sábado en esta localidad Soriana una jugosa participación.

A parte de las muchas caras conocidas del panorama nacional adeptos y “adictos” a estas pruebas, también se contó con la participación de un nutrido grupo de equipos estonios..., ¡sí, sí! de Estonia; la verdad, les pilla un poco lejos, pero el boca a boca de una pareja que participó en una edición anterior, por lo visto, causó su efecto.

Más allá de lo puramente anecdótico de esta circunstancia, (los estonios también son de carne y hueso, solo que hablan otro idioma), San Leonardo dio bastante de sí para el equipo Comelobos.

A continuación, Oscar nos hace una crónica a base de reflexiones sobre esta vivencia.

Dado que el blog Amachimbra está un poco parado, y aunque esta prueba no tenga nada o muy poco que ver con el BTT, -deporte es-, (deporte del bueno, si lo sabré yo), me he animado a escribir unas líneas, espero que las disfrutéis cuando las leáis.

Juanillo, Perico y un servidor hemos sido los elegidos para batallar en los pinares de San Leonardo y Navaleno. Confieso desde ya, mi poca o más bien nada preparación para esta prueba en cuestión, y reconozco que no es “moco de pavo” la cosa, aunque te lo tomes con cierta tranquilidad, exigente es un rato. Ahora entiendo las sensaciones del Rodol hace dos años cuando nos acompañó a Urbano y a mí en este berenjenal.

Juanillo, dice que no entrena, no sabemos si lo dice con la boca pequeña, el caso es que está hecho un jabato. Yo le creo. Es de ese tipo de deportistas que con muy poco destaca, ¡que envidia de genes tú!. Bueno, es joven y aparte su profesión le exige buenas pateadas por el monte, encima nos comentó que este invierno ha hecho unos cuantos “triatlones leñeros”, y éstos quieras o no también colaboran a fortalecer el riñón...jejeje!!!

Perico, éste es lo más parecido a un miura. Está como una moto. Ha corrido nada mas empezar la temporada unas cuantas carreras de montaña de bastante kilometraje y desnivel con unos resultados de la ostia. Es duro como el solo, se enfrenta a lo que sea, ya está apuntado al Soplao y a la Euskobike, encima está promoviendo la VI Encerrona (Ruta de BTT de Sol a Sol por las montañas de Riaza)... en fín, un elemento para echarlo de comer aparte (nunca mejor dicho, como zampa el tío...jejeje!!!)

Bueno, después de la presentación de los guerreros, os explico, para los que no lo conozcáis, en que consiste esta prueba. Obviamente, como ya ha quedado patente se corre por equipos, mínimo 2 componentes, máximo creo que 5. Se trata de buscar controles (balizas) a lo largo de 6 horas por una extensión de monte de unos 35 a 40 Km2. Los controles están repartidos por doquier, ósea en cualquier sitio. La organización provee a los equipos de unos mapas representativos donde aparecen reflejados estos puntos de control. Cada miembro del equipo lleva precintada en su muñeca una pinza electrónica donde registrará los pasos por los diferentes controles, en cada control hay una base electrónica para este menester. El equipo que mas puntos acumule dentro del tiempo reglamentado, gana.

A mi modo de ver son muchos los factores que intervienen e influyen en este tipo de pruebas. Voy a destacar algunos entre las reflexiones de esta, llamémosle, crónica.

Estrategia.
Una buena elaboración y planificación de la misma antes de comenzar, puede marcar la diferencia entre acabar en una punta u otra de la clasificación. Parece una chorrada, pero tener un buen plan concebido de antemano puede dar muchos puntos. En nuestro caso, creo que acertamos con la misma, nuestra actuación se ciñó bastante a lo programado.

Resistencia.
Esta claro, en una prueba de fondo la resistencia física juega un papel bastante importante. El desfase de forma entre menda y el dúo de súper-hombres se hizo patente a la hora y media de carrera. Unos sobraos y otro sufriendo como un perro apedreado. Aquí, el trabajo en equipo cobra vital importancia, la coordinación y el reajuste de ritmo son necesarios, si o sí. Por hacer un símil, de nada sirve que tengas un potente deportivo si vas a todos los lados con el freno de mano echado, seguro que, más bien antes que después, estropeas la máquina. En nuestro caso el equipo puede irse al traste si lo fuerzas y lo desequilibras demasiado. Agradezco a los súper-hombres entender la situación y adaptarse a la misma.

Destreza.
Para buscar algo, sea lo que sea, se necesita cierta habilidad y concentración. Hay gente que tiene el sentido de la orientación bastante desarrollado por naturaleza, lo que les favorece para manejarse en este tipo de pruebas. Pero no os desaniméis, aunque vuestro fuerte no sea la orientación, si os pica el gusanillo, existen una serie de técnicas que bien desarrolladas pueden facilitarnos mucho la labor, no se necesita ser un súper-hacha para defenderse con cierta dignidad en esta disciplina.

Aquí, aunque pueda parecer contradictorio, mi falta de forma y la consiguiente disminución de ritmo puede que nos beneficiase. ¿Por?, me explico, si vas más lento puedes fijarte más en los detalles y aplicar con más tranquilidad las técnicas de orientación, en consecuencia puedes afinar más a la hora de encontrar el control.
En orientación hay un dicho: no corras mucho, corre bien. Ahora bien, si eres capaz de correr mucho y encima lo haces bien, ¡lo tienes todo amigo, has nacido para esto!.
En cualquier caso, no hay mal que por bien no venga, fuimos capaces de clavar bastante bien todos los controles que visitamos, ¿estaremos espabilando?...jejeje.

Factor psicológico
Llevo practicando deporte muchos años, básicamente BTT y estos últimos años también orientación. No me considero un experto ni nada por el estilo pero algo vislumbro entre bambalinas. Me gusta el deporte en prácticamente todas sus vertientes e intento ser justo y ecuánime en mis opiniones. Algo de competición también he hecho, poco pero algo si, lo suficiente para desarrollar mi siguiente reflexión.
Creo, pienso que como todos, que tengo mi punto de competitivo, de hecho cuando corro algo, lo que sea, no niego que me gustaría ganarlo, pero ante todo intento ser realista, ya soy mayorcito y aunque me cueste lo mío, creo que puedo diferenciar el “querer” con el “poder”.
El porqué de esta reflexión?. Veréis, si compites, se entiende o se da por hecho que persigues unos objetivos, aunque no los tengas muy definidos, ten por seguro que en tu subconsciente existen, por mucho que te emperres en negarlo, los tienes, otra cosa es que no consigas cumplirlos y te consueles mintiendo. A unas personas se les nota más que a otras, pero tened por seguro que todo el mundo que compite, es competitivo por naturaleza, la propia palabra lo dice.
Analizado y desarrollando el tema, primer objetivo de tokiski: ganar la carrera. Segundo, si no se puede o no se sabe ganar, hacer una buena posición, un top-ten viste mucho. Lo siguiente seria quedar por delante de tus conocidos y después quedar por delante de tus compañeros de fatigas. Más tarde te conformas con quedar por encima de la media, después con no quedar el último y finalmente con acabar la carrera.
Esto es así, y el que quiera discutirlo, una de dos, o es tonto o es la excepción que confirma la regla, de estos últimos no conozco a nadie todavía.

En fin Serafín, la filosofía es un campo muy amplio, no seré yo el que intente acotarlo.

A donde quiero llegar con mis conclusiones, os lo cuento a continuación.
En una prueba competitiva el factor psicológico tiene su peso. Cuando disputas una carrera puedes pasar por diferentes estados de animo. Habrá veces que estés pletórico, otras en las que lo pases lo suficientemente mal como para querer tirar la toalla. Mi truco para lo último es convertir tu principal objetivo en un reto contra ti mismo, no pienses en lo que hagan los demás, no les veas como una referencia, la referencia eres tu mismo, no te sientas un fracasado por no poder seguirles el ritmo, busca tu propio ritmo y véncete a ti mismo. Piensa, optimiza tus recursos, siempre hay una bala en la recamara. Gestiona lo que te queda de carrera con pequeños objetivos e intenta que éstos sean a su vez lo más realistas posible. Ante todo no dramatices, el mundo no se acaba en una carrera, si no te ganas la vida con ello la importancia del resultado es casi lo de menos, aunque tu ego quede un poco herido ya habrá otras carreras para resarcirte.

¿Os habéis dado cuenta?...aquí, el que no se consuela es por que no quiere. 

Yo tuve una crisis en este Rogaine, lo reconozco, no puedo negarlo, fue tan evidente que me resulta incomodo no reconocerlo. Pero tire de mi truco y tuve la gran suerte  de contar con un pedazo de equipo que comprendió y gestionó la situación a las mil maravillas. ¡Gracias compañeros!

Ya no me enrollo más. Resumiendo, “disfrutamos” y encima hicimos un buen papel en este Rogaine.
El siguiente es una incógnita, seguiremos buscando la formula.

Nota.
Joer!, se me olvidaba contaros lo mas divertido.
Estuvimos jugando al gato y al ratón casi todo el Rogaine con un equipo de estonios (al principio pensábamos que eran franceses). Se ve que eran bastante buenos, coincidían con nosotros en casi todos los controles...
En varias ocasiones nos pillaron tumbados descansando junto a varias balizas, no sé lo que hubiéramos pagado por saber lo que decían en sus comentarios....jajaja!!!
Uno era muy educado, sabia decir hola en castellano...jajaja!!!

Algunas veces intentamos engañarlos, les indicábamos con la mano en dirección contraria al control, decían si-si con la cabeza, pero no había manera de jugársela, al rato ya estaban en el control. Enseguida llegamos a la conclusión que de tontos no tenían un pelo...jajaja!!!

2 comentarios:

  1. Muy buena cronica , me ha gustado mucho. De esta te fichan en el marca. Tu si que sabes

    ResponderEliminar
  2. Por si fuera interesante o de utilidad para vosotros, para vuestros compañeros de de rutas o para los lectores de vuestra web, tengo publicado el blog http://plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar